Discapacidad Intelectual


05 Oct
05Oct


Por Diana García

Guía de bolsillo del DSM-5: DSM-5 Examen diagnóstico

INTRODUCCIÓN

La discapacidad intelectual, es una ausencia o disminución de capacidad para desempeñar una actividad dentro del tiempo que es considerado normal; mientras que retraso mental es considerado, como una discapacidad caracterizada, por significativas limitaciones, tanto en condiciones adaptativas, en habilidades sociales y prácticas, así como en el funcionamiento intelectual, su origen se encuentra con anterioridad antes de los 18 años de edad AMMP 2002 (como se citó en Clavijo, 2005).

El objetivo del presente articulo es conocer, los factores genéticos y ambientales que pueden originar una discapacidad intelectual, así como sustentar el marco teórico de retraso mental desde la perspectiva etiológica y en base al diagnóstico del DSM-5, explicar y en-listar los criterios de evaluación para dicho trastorno.

MARCO TEÓRICO

La etilogía de los factores que causan la discapacidad intelectual, en un 50% se desconocen, mientras que el otro 50% se dice que es multifactorial, esto quiere decir que diversos factores interactúan entre sí; solo el 30% de los retrasados son severos y profundos, mientras que un 50% es de limitados leves y moderados; solo existen 2 grupos de causas de discapacidad intelectual: genéticas y adquiridas (Clavijo, Fernández, Rodríguez, Patiño, Ales, Gonzáles, et al, 2005)

De acuerdo a la etiología de la discapacidad, se dice que este trastornó es el resultado de factores de concurrencia, psicológicos, socio-ambientales y biogenéticos, entre más factores se acumulen y más fuerte sea el valor que presentan, mayor será el riesgo de que se presente retraso mental (López, 2008).

A) Factores Socio-psicológicos: el nivel de educación de los padres, de estrés, los recursos emocionales frente al estrés, comprensión y flexibilidad de los padres, alcoholismo, drogadicción etc. (López, 2008).

B) Factores Socio-ambientales: pobreza, ingresos bajos, condiciones de vivienda desnutrición, calidad y cantidad de recursos psicopedagógicos, núm. de hijos, edad entre hermanos, la presencia de varios factores ambientales podría producir retraso mental (López, 2008).

C) Factores de Riesgo Biogenéticos: Permiten predecir con más certeza que riesgo existe de que un individuo pueda experimentar retraso mental (López, 2008).

Las áreas afectadas por el retraso mental son la inteligencia conceptual, la inteligencia práctica y la social, existen tres factores de riesgo en la discapacidad intelectual según (Horming, Tallis y Esterkind, 2006):

1) Factores de Riesgo Biológicos:

*Genéticos, riesgos prenatales, alteraciones cromosómica, malformaciones cerebrales, infecciones ultralterinas, medicamentos teatogenicos, drogas, radiaciones, traumatismo, durante el embarazo ( Hormig, et al, 2006).

2) Factores de Riesgo Maternos:

*Edad de la madre menos de 16 años o mayor de 40, nivel socioeconómico, antecedentes de abortos, trastornos renales, alcoholismo, tabaquismo, tumor de cuello ultralterino (Hormig, et al, 2006).

3) Factores de Riesgo Perinatales:

*Anoxia, hipoxia, traumatismo durante el parto, hemorragias encefálicas, prematuros, bajo peso, convulsiones neonatales, tóxicos, riesgos natales y posnatales, infecciones en el sistema nervioso central, psicosis, radiaciones, anemias severas, desnutrición severa, metabólicos (Hormig, et al 2006).

Algunos de los síndromes donde se dan anomalías cromosomaticas y que frecuentemente se acompañan de discapacidad intelectual son:

1) Síndrome de Down o trisomía 21(Hormig, et al 2006).

2) Síndrome de Poteau o trisomía 13(Hormig, et al. 2006).

3) Síndrome de Edwards o trisomía 18: Aunque no siempre va acompañado de discapacidad intelectual (Hormig, et al. 2006).

4) Síndrome de X-Frágil: Siendo este el más frecuente después del síndrome de Down (Hormig, et al, 2006).

Esto quiere decir que son de diversos los factores de riesgo, que repercuten en la aparición de la discapacidad intelectual; unos son adquiridos como, los perinatales y posnatales que tiene más bien que ver con enfermedades de la madre durante la gestación o algunas complicaciones al nacer él bebe; mientras que otros tiene que ver con causas genéticas, que pueden ser detectadas por tener un una base orgánica, como puede ser el Síndrome de Down (Andres, 2009).


DIAGNÓSTICO DSM-5, CRITERIOS DE EVALUACIÓN DEL TRASTORNO DE NEURODESARROLLO

“DISCAPACIDAD INTELECTUAL”

Criterios:

a) Déficit en funciones intelectuales, como solución de problemas, aprendizaje por experiencia, aprendizaje académico, planeación y razonamiento (DSM-5).

*Esto quiere decir que las personas que presentan discapacidad intelectual, tienen disminuidas sus funciones intelectuales, en cuanto a solución de problemas, aprendizaje, planeación, pensamiento abstracto, juicio, razonamiento cualitativo etc. (DSM-5).

b) Déficit en funcionalidad adaptativa que resulta como fracaso para conocer, la responsabilidad social y desarrollo sociocultural para la independencia. Sin el apoyo continuo, como puede ser la participación, la comunicación y la independencia, atravesando los diferentes ambientes como casa, escuela, trabajo y comunidad (DSM-5).

* Cuando la persona déficit en varias áreas de la funcionalidad social, sociocultural, adaptativa, de participación, comunicación así como otras, deben ser informados los profesores, la familia y la gente cercana de manera, que puedan ser un apoyo continuo,

para que la persona por lo menos logre un dominio de adaptación, para que pueda llevar acabo las diferentes situaciones de la vida, en la escuela, la casa, el trabajo y su comunidad (DSM-5).

c) Inicio de déficit intelectual y adaptativo durante el período de desarrollo, el déficit intelectual diagnóstico, es el término equivalente para la CIE-11 diagnóstico de los trastornos del desarrollo intelectual, aunque el término discapacidad intelectual se utiliza en este manual, ambos términos se utilizan en el título para aclarar las relaciones con los otros sistemas de clasificación, por otra parte, una ley federal en los Estados Unidos (Ley Pública 111-256, la ley de rosas) reemplaza el término retraso mental con discapacidad intelectual y la investigación diarios utilizan el término déficit intelectual, por lo tanto, la discapacidad intelectual es el término de uso común por parte de médicos, educativos, y de otras profesiones y por los grupos públicos y la defensa laica (DSM-5).

*Se deja de considerar como retraso mental, se refiere al reconocimiento de los déficits intelectuales y de adaptación, dependiendo de si presentan en la niñez o en la adolescencia (DSM-5).

CONCLUSIÓN

El conocer, la etiología de la discapacidad intelectual, puede ayudar a determinar y prevenir los factores de riesgo, que la madre puede modificar (como alcoholismo y drogadicción, buena alimentación etc.), para que su hijo pueda tener mayor posibilidad de no padecer una discapacidad.

Aunque muchas personas con discapacidad intelectual, puedan presentar restricciones, a la hora de tomar decisiones esto puede mejorar mucho con entrenamiento adecuado, sin negarles la posibilidad de establecer propios proyectos, siempre bajo supervisión de alguien más, hay que facilitarles el ejercicio de su derecho a elegir; de esta manera incrementa su motivación por las tareas y la disminución de conductas de sentimientos de insatisfacción (Andres, 2009).

Tener discapacidad intelectual, no significa que la persona, no tienen posibilidades de desarrollarse lo mejor posible y aunque son muchos los factores tanto genéticos como ambientales, los que repercuten en la gravedad de discapacidad de cada individuo de distinta manera, hay muchas posibilidades que después de ser diagnosticado y junto al apoyo pedagógico y principalmente de los padres puedan desarrollarse lo mejor posible.

Con ayuda, pueden adquirir más herramientas, que puedan beneficiarlos grandemente y hacerlos un poco menos dependiente, así como brindándole mayor seguridad en si mismo, mayor autodeterminación; ya que tiene necesidades de acompañamiento, apoyo, motivación y respeto (Andres, 2009).


Bibliografía:


Asociación Psiquiátrica Americana (2013).  "Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales" (5a Edición). Arlington, Editorial: American Psychiatric Publishing

Andres, J. (2009) Apoyo Psicosocial, Atención Relacional y Comunicativa en Instituciones. Primera Edición, España: Ideas Propias.

Clavijo, R., Fernández, C., Rodríguez, L., Patiño, J., Ales, M., Rives, M., Gonzales M. (2005) Educador de Educación Especial, Primera Edición, España: MAD.

Horming, A., Tallis, J., Esterkind, A. (2006) Retraso Mental en Niños y Adolescentes Primera Edición, Buenos Aires Argentina: Noveduc.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO