¿Cuál es la diferencia entre lo que quiero y necesito?


21 Jan
21Jan


Por: Diana García


¿Cuál es la diferencia entre lo que quiero y lo que necesito?


Pocas veces o ninguna antes nos habíamos planteado la importancia de dicha pregunta, pero es que si tan solo lográramos comprenderla, entonces gran parte de nuestros errores o por lo menos varios de estos, podrían quedar solucionados y llenados, lo malo de todo esto es que nunca nos detenemos o nos damos tiempo de reflexionar sobre lo que nos sucede, sobre las decisiones que tomamos, sobre aquello que creemos que necesitamos, como si no pudiéramos vivir sin ello, ¿cuándo te has preguntado?: ¿De dónde surge, el creer que necesito, ya sea a una cosa o persona?, normalmente nunca nos preguntamos, ¿Por qué lo  creo así?, más bien, solo nos centramos en que comúnmente tenemos “Una necesidad”.


Vaya que nuestra mente es muy poderosa, quizás no lo notas del todo o tal vez no quieres verlo, pero también nuestra mente es capaz de generar aquello que le pedimos “Consciente o inconscientemente”, pasamos por la vida dejando muchas cosas inconclusas, porque no se dio el momento para terminar, para aclarar, porque tenías pendientes más importantes, etc., sin darte cuenta, que continuamente dejas muchas cosas inconclusas en muchos ámbitos y situaciones en tú vida, ¿Qué sucede?, que vas acumulando, así es “Acumulando”, esta es una palabra, que pocas veces aparece en nuestro vocabulario, es como si alguien nos hubiera dicho que está prohibida y constantemente nos la saltamos ante cualquier situación.


Pero seguro te estarás preguntando y entonces ¿Qué sucede con todo aquello que acumulamos (Situaciones, cosas y problemas)?, sucede que vas cargando una serie de cosas que no deberías y que hacen que tu paso por la vida sea, más que ligero, bastante pesado, pero el problema no queda ahí, el  verdadero problema es que sigues continuamente repitiendo el mismo patrón una y otra vez, como un círculo vicioso y sin salida, pero entonces, ¿Cuál es el patrón?, y ¿De qué estamos hablando?, ahí te va.


Resulta ser, que creemos o caemos en el error de pensar que “Querer algo es necesitarlo”, pero no, no es así, querer o creer necesitar algo o a alguien, para nada es lo mismo, ¿Entonces en dónde está el error?, claro, en lo que creemos que significa “Querer y necesitar”, y entonces ¿Cuál es la diferencia?.

A)  Resulta ser que QUERER significa “Desear” algo o tener la voluntad o intención de lograr poseer algo o a alguien.


 Por el contrario...

B) NECESITAR tiene más bien que ver con algo que es “Indispensable para vivir” en un estado de salud y que tiene o hace referencia a “Lograr estado de plenitud”.


Es entonces cuando nos surge, la pregunta más importante, ¿Yo realmente tengo muchas necesidades o más bien, lo que tengo son deseos (Quiero)?, me encantaría responderte, que seguramente tú no entras dentro del porcentaje de personas que tiene más necesidades que deseos, pero la realidad es que no es cierto, ¿Realmente te lo has preguntado?,  ¿Realmente lo crees así?.


Por fortuna, desgracia, educación o simplemente personalidad, tenemos más tendencia a querer auto engañarnos, “Creyendo que nuestros deseos son necesidades y no es así; vaya que la realidad, es muy dura ya que “Somos más bien nosotros, los que queremos ver las cosas como realmente no son y las ajustamos  a lo que queremos o nos conviene”, por triste que se escuche es así, alguna vez te has preguntado ¿Ese video juego/par de zapatos/botas, sudadera o gorra que compré quizás en línea o en físico, lo necesito?, ¿Esos rines cromados/sonido/celular son necesarios para mí o para mi casa o auto?, ¿Esa fiesta en casa, en la que invertí mi quincena entera en botellas, más  para otros que para mí, era necesaria?,  ¿Ese vestido/camisa/tacones/reloj lo necesito?, ¿Esas entradas al estadio o al auditorio, son necesarias?, y así podemos seguir preguntándonos un motón de cosas más.


¿Cuál fue tu respuesta?, claro, algunas de esas cosas quizás sí fueron necesarias y ¿Cuántas no?, o quizás fueron por ese momento, pero y ¿Después?, exacto, es justo lo que estás pensando, esas compras que siguieron ya no fueron por necesidad, sino más bien para llenar un deseo de “Saciar, satisfacer, tener, adquirir o poseer algo”, pero ojo “No es algo que realmente sea indispensable para vivir” y entonces ¿Qué es indispensable para vivir?, tener aire, comida, techo dónde dormir; éstas tres, por lo menos son las necesidades más básicas del hombre, ¿Estás comprendiendo entonces qué está sucediendo?, o lo que te viene  a la mente puede ser decir “No importa es mi dinero, ya vendrá más” o quizás dirás, “Estaba a muy buen precio, a cómodas mensualidades” o  te preguntarás ¿Por qué  él/ella sí puede adquirir eso, por qué yo no?.


Son muchas la variantes que pueden llevarte  adquirir ciertas cosas, que en realidad y muy en el fondo tú sabes que “No son necesarias siempre, la mayor parte son deseos, pero ojalá todo acabara solo con la adquisición, la deuda pequeña-grande-mediana, pero el problema real, es que esto va más lejos de solo eso. El problema está en que muchas de esas cosas también las adquirimos por llenar “Ciertos vicioso o vacíos, monetarios o emocionales”.


Antes de continuar me gustaría que miraras el siguiente video que me hicieron favor de compartirme y que engloba la importancia de comprender y diferenciar entre “Querer y desear”:


¿Qué sucedió con “Hombre de palo”?, ¿Te identificas un poco con él?, creo que tal vez muchos sí nos identificamos, quizás algunos otros ya lo comprendieron antes, pero no lo habían puesto en palabras o quizás hoy entonces acabas de “Descubrir algo que siempre has sabido y no querías aceptar”, Hombre de palo ¿Aprovechó o desperdició sus deseos concedidos?, sí, así es, los desperdició en cosas no que necesitaba sino que más bien “Deseaba”, confundió la palabra “Necesidad con querer (Desear) algo o llegar a algo o alguien, ¿Cuántas veces has pasado por algo así?, es cierto tú no tienes un escritor que trate de ayudarte preguntándote, si realmente eso que pides ¿Es deseo o necesidad?, aun así Hombre de palo lo tenía y no entendía, la diferencia o acaso es ¿Qué no quería entenderla?, pero algo que te distingue de Hombre de palo es en teoría que tú si tienes algo llamado “Conciencia (Conocimiento de tus actos).

¿Que sucedió entre Hombre de Palo y la chica de la otra pagina?, "Hombre de palo" creyó que necesitaba un auto de lujo para conquistarla, pero ¿Lo hizo?, no, faltaba plática, entonces creyó que necesitaba regalarle unos zapatos, ¿Que sucedió? que pronto la chica de la otra página aún así se fue con otro, pero entonces  Hombre de palo, creyó que al igual que el chico con el que se fue la chica de la otra página , él necesitaba tener un buen cuerpo y se le concedió, es cierto regresó la chica pero por un tiempo, lo que Hombre de palo no se dio cuenta, es que sus necesidades eran deseos y estaban basados en ¿Cosas materiales?, realmente ¿Por cuánto tiempo puedes  llenar vacíos tuyos o del otro con esto?, ¿Entonces lo material son necesidades siempre?, exacto, no. Hay cosas realmente indispensables para vivir o andar con alguien, y esas no están en lo material, se basan en cosas como por ejemplo tener una buena plática que te enganche con el otro,  comida, abrigo...cosas que "Hombre de palo" solo entendió hasta el final, pero y ¿Tú?, Tú hoy acabas de comprender lo más importante de la vida, así es, separar o reconocer la diferencia entre tus "Deseos de lo que realmente sí es indispensable para vivir".

Es muy cierto que “El querer (desear), puede llevarnos a tener, ciertos vicios en la vida, la realidad es que todos tenemos un “Vicio a algo”, como psicólogos te podemos decir con certeza, que no existe ningún vicio al cual puedas llamar saludable, pero sí quizás puedes llamar “Menos dañino”, que aun así no deja de ser “Vicio (hábito), te parecerá raro, pero la realidad es que con el vicio sucede algo muy similar a una droga, de cierta manera parece que tu cerebro te  genera “Una aparente dependencia o necesidad de saciar algo”, pero hay cosas, situaciones que están en tu control totalmente, porque no es tu cerebro el que te maneja, al final eres tú quién lo instruye para hacerlo.


Me gustaría hacerte unas preguntas y que la analizaras fuertemente, ¿Hasta dónde, te permitirás seguir regalando tu dinero, en vez de invertirlo en algo redituable  a tu vida y no a tu armario coche?, ¿Hasta qué punto sostener un status o comprar compulsivamente te puede estar endrogando?,  ¿Crees que comprarte algo que está de moda, te da status?, ¿Crees que comprarte algo igual o similar  o de marca te hace más, igual o te hace alguien?, ¿Crees que comprarle el último iPhone  a tu hijo o novia te hace mejor padre o novio?, ¿Crees que la chica con la que sales o vives y a la cual le compras todo, se quedará porque te ama?, ¿Crees que pagarle las cuentas a tu novio, hará que este te valore o no se vaya?, aún crees que ¿Actúas por necesidad más que por deseo?.

¿Realmente has analizado el motivo real de tus gastos, gustos o actos?...

Hay mucha interrogantes que pueden seguir surgiendo, tanto a nivel monetario, pareja, o emocional, y que muchas veces por desgracia, nos pasa casi imperceptible. Existe gente que cuando se siente mal, por algún motivo de su día o su vida, se va de compras (Siente o cree tener una necesidad de llenar algo o de que le falta, pero no saben ¿Qué es?,  o por lo menos no logran identificarlo) y peor aun, cuando esa persona hace por ejemplo la compra, logran auto-convencerse y olvidar por unos momentos aquello que no les hizo buen día. Lo mismo sucede en las relaciones “Querer y necesitar” es completamente distinto, ¿Cuántas veces te ha pasado que crees que no podrás sobrevivir sin alguien? y ¿Qué sucedió?, estás vivo, al final todo pasa, pero lo que es un hecho es que lo verdaderamente importante, es comprender la diferencia entre “Querer y necesitar”, ese querer nos lleva muchas veces a  aferrarnos a  algo, o alguien, vivimos en una confusión y creemos que eso era de nosotros o para nosotros, pero la realidad es muy distinta.


Muchas veces nos aferramos  a aquello que  no era o no iba  a suceder, porque de igual manera  no queremos comprender, que el querer a alguien radica en “Afecto o deseo” y es normal cuando alguien te gusta, pero creer o sentir que le necesitas, puede volverse algo patológico, hiriente y sufrible para ti y hasta para el otro, porque confundes tu cariño, con dependencia o codependencia del otro (Creencia de que  no puedes o podrás vivir o seguir sin el otro).


Pero entonces…

¿Qué puedo hacer?

Lo primero es no olvidar la diferencia abismal que existe entre “Querer y necesitar” vs “Algo indispensable para vivir y el otro es deseo/posesión”, quizás te parece muy familiar y fácilmente de digerir, pero y entonces ¿Qué tan fácil o difícil de erradicar de tu mente?, quizás te lleve algún tiempo dejar de confundirlo, puede que la próxima vez te lo pienses dos veces antes de saciar tus deseos, pero estoy segura que una vez que lo comprendas y logres analizarlo correctamente, entrarás en algo que llamamos los psicólogos “Darme cuenta…Me doy cuenta de…”, es ahí donde está el cambio real y el camino a preguntarme ¿Qué estoy haciendo?...para entonces llegar al ¡Claro, no lo voy a hacer esta vez!,  no utilices el “Nunca lo vuelvo a hacer”, porque la negación, trae muchas veces lo contrario, lo mejor es siempre poner, decir o trabajar las cosas “Solo por hoy y así cada día”.


Ten claro que no se llega al final del camino en dos pasos, es primero “Darme cuenta, analizar, actuar y así irlo trabajando una y otra vez”, para entonces lograr comprender la realidad de ¿Por qué?, confundo tanto estas palabras y entonces ahora me abro a la posibilidad de entender, “Que no me ayudo” y lo peor, la mayor parte del tiempo no es que las cosas salgan mal es que yo no las hago correctamente, y hasta me saboteo a veces sin percibirlo, soy yo “Quien confundo Indispensable (Algo necesario) con algo que no lo es)”.

No te ates  a ideas erróneas, muchas de las frustraciones que llegamos  a acumular, tienen que ver con este error, de confundir “Querer con necesitar”, como por ejemplo, alguna vez alguien me preguntó ¿Qué sucede conmigo?, no encuentro lo que necesito, le pregunté entonces ¿qué necesitaba? y me dijo:


¡Necesito una chica que sea dinámica, extrovertida, que le gusten las fiestas, que sea inteligente, exitosa, buena amante y guapa!.. y sí las he tenido así, pero al final como que hay algo que no me encaja, como que no me hace sentirme pleno, no me satisface...


 Yo en lo personal, desde mi perspectiva considero que los zapatos, viajes, coches, ropa, botas, personas etc., no logran jamás, “Llenar vacíos emocionales”, por más que lo intentes no lo harán, hay personas, cosas, situaciones que debes trabajar tú, ya sea solo o acompañado de un especialista que te ayude a “Darte cuenta qué sucede” (Nunca olvidar, que como psicólogo, para llegar a un diagnóstico así, primero debió de existir un conocimiento previo de la persona y la de la información proporcionada del paciente, jamás puedes diagnosticar a partir de un comentario, porque es eso, solo "Un comentario" no algo que lo/la defina, mucho cuidado con interpretar mas que corroborar) , la realidad de las cosas, es que esa insatisfacción puede ir más lejos de lo que parece y puede que en realidad no venga de lo que carece el otro, sino de tus propias carencias.

Esto que leímos, no te suena un poco al caso de “Hombre de palo”, ¿Entonces lo que cree necesitar, en realidad lo necesita? o más bien lo quiere así, pero lo que no ha visto es que esa personalidad no empata con lo que él cree "Necesitar" y por esto no le termina de satisfacer ¿Pero será la persona? o más bien ¿Algo en él que tiene inconcluso?, porque quizás al final, es un deseo más que características que en realidad él necesite, a mí al menos me lo parece, a veces nos cerramos a desear ciertas características y las vemos como “Necesidades”, pero una vez que paramos y logramos ver desde fuera, lo que pido y lo que realmente es indispensable, estas dos cosas no empatan para nada.


¿Cómo hacer para comprender la diferencia?

En lo monetario…

Cuando esto surge en realidad, lo que está pasando y que quizás te duela aceptar o notar, es que puedes estar presentando un problema de “Autoestima”, vaya que te puede sonar “Inusual”, pero es muy común este tipo de conductas en personas con baja autoestima, y  es aun más común no percibirlo, pero a veces tu enfoque va a ¿Por qué él/ella tiene eso y yo no?, ¿Ese artículo todos/as lo usan, yo lo necesito?, y seguro pensarás que obtenerlo te hará sentir mejor, pero después ya no es una cosa, son muchas o de igual manera varias relaciones, podrás creer que es solo competencia quizás, pero no, va más lejos de eso y comúnmente lo repites en varios ámbitos de tu vida, en realidad, lo que está sucediendo no es solo adquirir deudas, cosas innecesarias, mas frustraciones, o problemas gratis; puede ser algo aun peor, algo como que “Quieras llenar un vacío emocional” y esto a su vez te trae mucho dolor, insatisfacción y confusión.

La cosas monetarias parecen dar status, pero no dan lo que es realmente importante en la vida, la “Grandeza como ser humano”, esa es la belleza real de la vida, no te enfoques en lo que no tienes y todos lo demás sí, no te mates pensando en ¿Qué necesitas?, cuando en realidad solo deseas, no desperdicies como "Hombre de palo", las oportunidades valiosas por seguir fomentando una idea errónea.

Cinco preguntas que debo hacerme la próxima vez:


1)      ¿Lo necesito (Es indispensable) para mi vida?


2)      ¿Lo voy  a comprar porque quiero (Deseo) o solo para demostrar algo a alguien?


3)      ¿Esto realmente me hará feliz?, ¿Cuánto tiempo?


4)      ¿Está dentro de mis posibilidades o las sobrepasa?


5)      ¿Lo hago por gusto o porque creo que necesito llenar algo?

En el vicio…

Debes replantearte que quizás no está mal, tener ciertos gustos o querer coleccionar ciertas cosas, lo que sí está mal, es hasta qué punto eso que adquieres tiene que ver con lo que realmente "Necesitas" y qué cosas están dejando fuera o postergando para satisfacer algo que no requieres, ni es urgente. No te engañes ni te auto-sabotees creyendo o haciéndote creer que tienes necesidad, recuerda que “Lo que piensas lo creas, te construye o te destruye”, así que mucho cuidado, quizás realmente no es lo que debes hacer.


Cinco preguntas que debo hacerme la próxima vez:


1)      ¿Lo quiero (Deseo) o lo necesito (Es necesario)?


2)      ¿Es un gusto o un hábito perjudicial que me hago?


3)      ¿Qué  te traerá realmente esa adquisición?, ¿Algo momentáneo o realmente algo más profundo?


4)      ¿Qué diferencia hay entre eso y lo que tengo?


5)      ¿Si no lo adquiero, en su lugar qué podría hacer con ese dinero?


En lo emocional…

Por desgracia no nos permitimos escucharnos real e internamente, y es así como interpretamos las cosas desde lo que “Creo o quiero creer”, creemos que cuando estamos heridos o dolidos, estas heridas las podemos aliviar con otras cosas, como comida, gastos, gustos o personas, “Aunque en realidad lo que hacemos es darnos placebos (algo que carece de acción curativa), en realidad nos auto-engañamos y auto-convencemos que eso nos llena, y es que quizás lo haga físicamente, pero en realidad, ¿Qué tanto emocionalmente?, quizás lo lograremos momentáneamente y en apariencia, pero en realidad eso que tiene que aflorar, lo hará tarde o temprano, en ti esta “Postergarlo o trabajarlo a tiempo”, está en ti ayudarte o hundirte, aclarar tus ideas o mentirte, si tienes alguna carencia, no te preocupes seguro que no eres la única persona que se siente así, te sorprendería saber cuánta gente en realidad  se siente así, lo importante e indispensable es:


*Escuchar tu dolor o tu enojo


*Entender cuál es tu necesidad o carencia real y de dónde viene


*Entender que las cosas o sentimientos no se arreglan adquiriendo algo o aferrándose a algo


*Hay cosas, personas o situaciones que quizás te harán creer que se solucionan tus problemas, pero la realidad, es que no hay nada que pueda solucionarlos, más que trabajar en ellos..


Cinco preguntas que debo hacerme la próxima vez:


1)      ¿Es una necesidad (Algo que requiero) o más bien algo que quiero (Deseo)?


2)      ¿Cuál es la razón real de mi compra o el que me aferre a alguien?, ¿Creo que esto me aliviará o me hará sentir mejor?


3)      ¿Cuánto tiempo me hará olvidar lo que me pasa?, ¿Me hará creer que lo estoy sanando o más bien creer solo que lo olvido?


4)      ¿Qué estoy buscando con esto?


5)      ¿He hecho lo mismo otras veces?, ¿Me funcionó realmente?


Por último me gustaría dejarte estas reflexiones…



 


¿Necesito lo que deseo?

...

¿Mis deseos pueden ser o volverse necesidades para otros? 

...

 





¿Creo que lo/la necesito?, ¿por qué le deseo?

...

¿Mi deseo me hace creer que es indispensable?, ¿Qué realmente lo necesito?... ¿Y es esto cierto?

...




¿Poseer es necesidad o más bien un deseo?

...

¿Qué es realmente indispensable?

...





¡Es más importarte tomar lo que necesito que tomar lo que creo necesitar!

...

(ley de vida)






"ES IMPORTANTE ENTENDERLO, PERO SOBRE TODO, LO MÁS IMPORTANTE ES NO OLVIDARLO"

...

(Diana García)







Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO