¿Por qué a veces nos ponemos metas, inalcanzables? ¿Está bien soñar en grande?


04 Oct
04Oct

Por Josselyn Maya


Un ideal es: una meta o un fin, pero ¿por qué a veces nos ponemos ideales irreales?, sí esos ideales que nosotros mismos sabemos que no son por nosotros mismos, tal vez son por cumplir expectativas de la sociedad, o familia. Pero también pasa que, a veces nosotros mismos nos motivamos a ponernos esos ideales,

¿Porqué?

¿Qué es lo que nos motiva?, Resulta que la motivación es un experiencia interna regulada por pulsiones

¿Qué significa esto? Que todo lo que pasa, que nos motiva es interno, esas pulsiones nos llevan a satisfacer algo, por lo que, las personas tienen ideas y voluntades pero también tienen ideas contrarias e impulsos que van contra la voluntad

¿Por qué pasa esto?

Por que nuestra psique (en donde se encuentran nuestros procesos conscientes e inconscientes) están en constante conflicto, sobre lo que nos causa placer, pero también nos causa culpa, pero mala noticia, estos procesos, difícilmente entran en armonía.

Pero también, pasa que la motivación no viene de nosotros mismos, la motivación la alimento alguien, nos hacen creer que lo podemos todo, aunque no nos guste, por que cumplir expectativas de los demás, si es difícil cumplir las propias, según quien, en que regla de la sociedad, esta escrito que debemos ser lo que dicen, que para tal edad debo tener un trabajo y ser exitoso o exitosa, “tengo x cantidad de años y no tengo una pareja estable”, las exigencias de los demás, no so buenas y no hay que hacer caso de estas… 

“Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas, tú no estas en este mundo para cumplir las mías”

 

Fragmento Oración Gestalt

Fritz Perls


Cada persona es diferente y cada persona quiere algo distinto, podemos plantearnos un gran ideal, pero al pensar “tengo que” cumplir, no está bien, por que “tienes que” las cosas se hacen por amor, por pasión, cada persona crece a su propio ritmo, pero claro que está bien tener ideales, tener metas en la vida, pero hay que replantearse y pensar, que tan probable  es que, las cumpla, cuales sí son mías y cuáles son exigencias o ideales que los demás tienen sobre mí.





Referencias:

Reeve, J. (2010). Motivación y Emoción. 5a Edición. México: McGraw Hill

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO