Erich Fromm


06 Nov
06Nov

Erich Fromm

Nació el 23 de marzo de 1900 en la ciudad de Frankfurt. Pertenecía a una familia judía ortodoxa, lo cual hizo que durante su juventud se inclinara a empezar estudios para llegar a ser Rabino, aunque tiempo después su pensamiento cambio y decidió formar parte de la carrera de Derecho y más adelante estudio la carrera de Sociología y Psicología en Heidelberg en 1922, ingreso al Instituto de Psicoanálisis de Berlín, se adentró en el psicoanálisis de Freud, más permaneció al margen de la Asociación Internacional Freudiana, así como también estudio la teórico de Marx; no fue Marxista ni Freudiano, pero tomo de estas dos corrientes elementos críticos y de liberación que hizo que más adelante formara una teoría existencialista-idealista.

Se dice que Fromm es el padre del psicoanálisis humanista y el padre del psicoanalista en México, aunque para Freud el psicoanálisis estudia el comportamiento y pensamiento de la persona que está dirigido por su inconsciente, siendo esto, aquello que no se puede controlar y que muchas veces revierte a la persona al pasado, para Fromm la persona tenía la capacidad para llegar a ser libre y por tanto decidir su propia trayectoria, el creía fervientemente en un inconsciente social.

Psicoanálisis 

Fue en 1934 que tuvo que emigrar a América, cuando los nazis se apoderaron del control de Alemania, Fromm vivió en Nueva York, donde comenzó a dar clases en la Universidad de Columbia, su labor fue popularizando un psicoanálisis con grandes influencias de la filosofía humanista, que ponía énfasis en la capacidad del ser humano para  volverse más libre y autónomo, mediante el desarrollo personal y con el cual podía decidir su trayectoria. Formo la llamada Escuela Neo-freudiana, la cual tenía como objetivo buscar resolver la neurosis del hombre moderno, la cual radica entre las estructuras sociales y el individuo; esta escuela se convirtió en la más importante en Estados Unidos. Fue en los años 50 cuando cambio su residencia y radico en México, se convirtió en profesor de la UNAM, donde creo la Sociedad Psicoanalítica.

Sus propuestas psicoanalíticas se alejan así del primer psicoanálisis de Freud, ya que Fromm se orientó a hacer que las personas sufran lo menos posible y que prefieran enfocarse hacia el desarrollo del máximo potencial de si mismas, en un proceso que en sí mismo, podría llamarse "Felicidad", con lo cual Fromm logro que  hoy en día sigan las lecturas de sus obras, las cuales gozan de mucha popularidad por considerarse inspiradoras y con un trasfondo filosófico existencialista-idealista.

En definitiva, Fromm dedicó su vida y obra a examinar el gran número de posibilidades que la concepción humanista de la vida podía aportar no solo a las técnicas para reducir el sufrimiento, en situaciones específicas generadoras de malestar, sino también a las estrategias para intercambiar los episodios de sufrimiento o gran dolor en un proyecto vital lleno de sentido para la vida.

El Psicoanálisis Humanista

Cuando nació la psicología muchos de sus primeros esfuerzos se enfocaron en la primera generación de investigadores, que estuvieron orientados a entender el funcionamiento básico de los procesos mentales, lo cual implico preguntarse por temas como el funcionamiento de los umbrales,  el origen de la enfermedad mental, los procesos de aprendizaje o la consciencia, fue hasta la consolidación del psicoanálisis que se dio en Europa,  que los psicólogos dejaron de lado los problemas relacionados con el modo en el que nos planteamos nuestra trayectoria vital, nuestro pasado y nuestro posible futuro y como nos afecta emocionalmente y en nuestra toma de decisiones.

El inconsciente

El psicoanálisis, de algún modo, había introducido un enfoque más metapsicológico (filosófico) en la práctica psicoterapéutica, sin embargo, la corriente inicial de pensamiento desde la que arrancó se fijó en el poder del inconsciente sobre el individuo, enfocándose a las dar explicaciones acerca de los trastornos mentales por un lado y por el otro a  los traumas.

Fromm comenzó en un inicio desde del enfoque del psicoanálisis para hacerlo ir hacia una visión mucho más humanista del ser humano, él creía que la psique humana no podía explicarse simplemente proponiendo ideas acerca de cómo lo hacemos para conjugar nuestros deseos inconscientes con la presión del entorno y la cultura; sino que más bien, para entenderla hay que saber también, cómo lo hacemos para encontrar el sentido de la vida, tal y como proponían los existencialistas. De entre sus obras ensayísticas, habría que destacar títulos como “El miedo a la libertad”, “El arte de amar” y “El corazón del hombre”, donde plasma su visión de un psicoanálisis humanista y en los que analiza la condición del hombre contemporáneo y los peligros que le acechan en el futuro del mismo.

Por otra parte, Fromm no se distanciaba de la perspectiva centrada en la enfermedad que otros psicoanalistas habían propuesto, ya que no pensaba que el hombre puede vivir al margen del sufrimiento y las molestias; sin embargo,  Fromm siempre destaco su visión humanista, la cual era optimista, pero la cual no omitía a través de la negación el dolor; sino más bien se enfocaba en una idea muy potente la cual decía: que podemos hacerlo soportable dándole significado a nuestra existencia y esta idea a su vez la compartía con otros psicólogos humanistas como Viktor Frankl.

La vida, decía Fromm, está irremediablemente ligada a los momentos de frustración, malestar, dolor, aquel sentir que lastima y hiere, sin embargo, no por esto, nosotros no podremos hacer algo para decidir que no nos afecte el dolor, ya que como prioridad el proyecto que debemos de tener cada persona y el cual debe ser el más importante de nuestra vida, según Fromm, es hacer que los momentos incomodos encajen en la construcción de nosotros mismos y esto  a su vez nos beneficie en desarrollo personal.

Fromm fue un psicólogo social humanista o libre pensador en terrenos como la crítica, la ideología política, la religión y las terapias, en su ámbito fue un gran investigador e innovador, su interés siempre se centró en la definición de una nueva ciencia del hombre, ya que creía que la principal fuente de malestar humano proviene del roce entre el individuo y los demás. Esta tensión constante parte de una contradicción aparente: por un lado, queremos ser libres en un mundo en el que convivimos con muchos otros agentes, y por el otro queremos trazar lazos afectivos con los demás y estar vinculados a ellos.

Se podría decir que una parte de nuestro "Yo" está hecha para estar en unión con los demás, pero, por otro lado, por nuestra propia naturaleza de seres con un cuerpo distinto al de los demás, nos vemos separados del resto y, hasta cierto punto, aislados. El enfoque humanista de Fromm tenía como objetivo orientar a la persona a la formación de una personalidad equilibrada dentro del caos.

Fromm creía que el conflicto de querer estar unidos a los demás, pero  a la vez tener la propia individualidad, podía ser abordado desarrollando nuestra capacidad de amar, amar del mismo modo a los demás y todas aquellas cosas que nos convierten en una persona única, con todas sus imperfecciones, por supuesto que esta misión tan ambiciosa era, en realidad, un único proyecto, consistente en desarrollar amor hacia la vida en sí misma, y así quedó plasmado en la famosa obra que escribió y fue publicada en 1956 El arte de amar, ya que la realización del amor, de la justicia y de la libertad se conseguirá solo cuando se satisfagan de manera correcta las necesidades radicales del hombre: la exigencia de relaciones espontáneas, una dimensión trascendente y creativa, una plena expresión de la individualidad, una fe capaz de orientar los comportamientos, una fraternidad universal.

Te dejamos los link de una de sus obras que puedes comprar en Amazon:


El arte de amar

The Art of Loving (English Edition)

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO