El peligro de la ENVIDIA: Cuando de FORTALEZA pasa a TORMENTA que tortura y carcome el ALMA.


07 Mar
07Mar

Por: Diana García


"La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es el hambre espiritual"

(Miguel de Unamuno)


La anterior frase nos evoca una verdad aún mas dolorosa de lo que podríamos imaginar, si bien es cierto que el hambre es una las sensaciones y necesidades más fuertes e indispensables del hombre para la sobrevivencia, de igual manera también el "Hambre espiritual", que no es sino un apetito de "Sentido de inspiración, de sueños y metas propias", lo contrario no hace sino traer a la propia vida un "Enorme vacío existencial", por lo tanto entonces la envidia sería nada más exacto y mejor dicho que "Una falta de sentido y valor de la propia existencia".

A veces, creemos que la envidia solo tiene que ver con anhelar poseer aquello que no tenemos (Bienes materiales, cosas, status, estabilidad, estudios, solvencia económica), por desgracia la envidia también lleva a la persona a envidiar cosas que no son materiales, ni transferibles (Personalidad, carisma, temperamento, actitud, aptitud, ingenio, habilidades, etc.), pero no se queda en eso, la envidia no es solo el anhelo o deseo de poseer algo, también es el deseo de que aquello bueno que le pasa a alguien "Se acabe".


¿Qué es la envidia?...

El término "Envidia" según la Real Academia Española, es definido como un deseo de obtener lo que ya otra persona tiene o de lo que se carece, es un sentimiento de tristeza o pesar por el bien de otros; hay quienes la clasifican como el estado o sentimiento mental, que provoca en quien lo siente desdicha o dolor, por no tener lo que tiene el otro ya sean cualidades o bienes. Según la psicología, la envidia es vista como un "Sentimiento universal", como una conducta o también puede ser catalogada como un rasgo de la personalidad;  se dice que este sentimiento o conducta está completamente ligado a los impulsos, una emoción negativa (que puede contener enojo, rabia, fastidio, dolor, descontento, resentimiento, desdicha, desesperación, displacer, disgusto, hostilidad, indignación, etc.), que atrae  a la persona pensamientos y sentimientos displacenteros y que puede llevarla a cometer actos terribles.

Según Melanie Klein, la envidia es definida como un sentimiento o emoción de enojo que la persona siente hacia otro cuando no cuenta o posee aquello que el otro si tiene, lo que le genera un deseo o impulso de querer quitarle  o que se acabe aquello que tiene, de cualquier manera posible y por haber. Para Klein, el primer objeto que el bebé envidia es a la "Madre" y el poder que ésta tiene sobre él al alimentarle; este es un elemento que abre al bebé el panorama sobre su futura relación con el mundo, si el vínculo del bebé  es satisfactorio y amoroso, se dice que el bebé desarrollará "Confianza y seguridad"; lo contrario provocará que el bebé desarrolle  "Envidia e inseguridad que pueden arraigarse profundamente en él" y que es probable que arrastre hasta la adultez.


Para Sigmund Freud, la envidia tenía su origen en las "Normas" como la desigualdad social, la justicia y en especial en la identificación; para otro gran psicólogo como lo fue Alfred Adler,  creía que la envidia se cosecha o configura en el núcleo familiar durante la etapa de la infancia, donde existe una enorme rivalidad y competitividad entre hermanos, ya que en este mismo contexto, los hermanos mayores y menores, son los más vulnerables debido a las atenciones y privilegios que se dan en la familia, a uno por ser el mayor y al otro por ser el más pequeño.


Pero entonces...¿Por qué envidiamos?

Normalmente sucede o surge este sentimiento de la "Comparación con el/los otro/s", nos es difícil comprender y aceptar que siempre habrá y hay alguien que nos supera en una o muchas áreas de la vida, o que es quizás mejor ser humano que uno mismo, por lo tanto surge dentro de la persona un deseo de ser o de tener lo que el otro tiene. Muchas veces y aunque sea difícil o doloroso aceptar, la envidia lleva consigo "Un sentimiento de inferioridad", de aquellas cosas que se creen no tener, contar o poseer y lo cual desata muchas veces también sentimientos de "Frustración y por ende ira y mucha angustia".

Por otro lado, también pueden surgir de otros factores como status y dolor de que el otro cuente con aquello que no debería de ser de un sector, o por lo cual no se esforzó (Una pareja, una economía, una carrera, una vivienda, etc.), sino de todos, como es "La justicia, la estabilidad económica y social", surge de aquello que creemos tener "Necesidad de obtener o creer que nos falta o carecemos", de aquello que se cree que le hará o hace mejor ante otros, de aquellas características con las que el otro nació y que no fueron para mí.


Pero también solemos envidiar por "Vanidad", de un físico, de un mejor trabajo, de mayores posibilidades económicas, de una estabilidad emocional que no se tiene, de una pareja que "idealizamos"; la realidad es que la persona que envidia, por desgracia es muy probable que llegue a un estado patológico donde ya no es capaz de ver nada bueno en ella y todo lo mejor lo ve en otro/s, esta persona puede presentar un trastorno o "Problema de identidad" (No saber quién es), solo anhela ser el otro y no él, da enorme valor a lo que tiene el otro y poco o nada a lo que él posee, llegando al punto de sufrir todo aquello bueno que le sucede al otro.

Surge también del valor que damos a lo que les sucede a los otros y lo poco que valoramos lo que nos pasa, dejando de ver las cosas buenas que nos suceden para ver solo lo que al otro le pasa o hace. Otro de sus orígenes es la victimización, es decir,  la idea de "Creer que todo lo bueno les sucede a todos menos a él/ella", puede surgir o estar ligada a la poca valoración que se tiene "Falta de autoestima y estima", puede originarse de una intensa comparación de su vida con la vida de los otros o también de la insatisfacción propia, de la percepción negativa de la propia existencia, de la inseguridad y la poca inteligencia emocional (Capacidad de sobreponerse a la adversidad).

Otra causa es la comparación incesante de aquel a quien también se "Admira", de la abundancia de otros (Monetaria o hasta muchas veces emocional), de la competitividad (El mejor trabajador, el mejor hijo/hija, el mejor amigo, el más creativo, el que menos se esfuerza y parece que todo le llega, el/la mejor novio/a, el mejor estudiante, el mejor profesionista, el mejor padre/madre, etc.), puede surgir de aquellas cualidades que no hemos desarrollado o que no tenemos y con las cuales cuenta el otro.

Pero sobre todo, surge de tres cosas:



"El desear lo que no se tiene, el comparar o compararse con los otros y de aquello que creemos que es injusto (Que el otro sí tiene o posee y tú no).




¿Qué se envidia?

Los bienes, su status social, sus cualidades, su trabajo, su especialidad, su carrera, sus ganas de salir o sobresalir, su pareja, su ex-pareja, su religión, su familia, sus hijos, su estabilidad emocional o económica, su ropa, su coche, su salud, sus sueños, sus metas, sus habilidades, su actitud, su aptitud, las cosas que hace, los viajes que realiza, los lugares a los que va, el tiempo que tiene, su manera de ver o afrontar la vida o los problemas, su seguridad, su físico, el cariño que otros le profesan, la admiración de otros, su alegría, su entusiasmo, su mentalidad, su forma de actuar, sus amistades, sus posibilidades escolares, su promedio, sus ideas, su apariencia, su espiritualidad, su paz, su tranquilidad, su hogar, su pasividad con que toma la vida, sus contactos, sus felicitaciones, el amor que tiene, sus proyectos, su suerte, su lenguaje, su edad, etc.


¿Qué siente aquel, que "Envidia"?

Siente y sufre de enorme dolor emocional, por no querer aceptar lo que otros tienen, se llena de terrible frustración de ver cómo al otro le puede ir mejor o tiene lo que tanto anhela, se siente desalentado e inferior al otro, en uno o varios sentidos, siente que no es capaz de ser mejor, que no es capaz de ser feliz (Está enfocado solo en aquello que no tiene, no logra ver lo que en realidad tiene él/ella), siente que vale menos ante los demás o ante sí mismo, siente angustia de sentirse menos, siente ira hacia el otro por tener todo aquello que él/ella anhela, siente que la vida es injusta y desalentadora, siente que merece más de lo que tiene, siente que lo que le sucede al otro debería de estarle sucediendo a él/ella.

Siente vacío existencial, siente tristeza, incomodidad, malestar físico y emocional, coraje, siente gran impotencia de ver desarrollar a otros y sentir que él/ella, está en el mismo círculo sin avanzar, pero lo más grave de la envidia y de sentirla es, que la persona puede ya no conformarse solo con ver cómo evoluciona el otro y con sentir rabia hacia esa persona, sino que lo grave está en tratar de destruir al otro a costa de mentiras o provocar algo que haga que no logre sentirse satisfecho con lo que le sucede.

Algunos rasgos que identifican a una persona envidiosa...

a) Se alegra aparentemente de lo que le cuentas,  pero busca alguna deficiencia en algún ámbito y te lo recalca tratando de que aminores lo bueno que te pasa y él/ella logre bajar tu alegría.

b) Aparenta superioridad ante ti y cada vez que puede te sobaja o avergüenza ante otros "Porque se siente inferior a ti".

c) Menosprecia tus logros, te pregunta sobre tu vida y de pronto compara tu vida con la de otros.

d) Celebra lo que te sucede exageradamente, pero no se nota naturalidad y verdadera alegría, ni tampoco trata de ayudarte si puede hacerlo en algo.

e) Te anima supuestamente, pero en el fondo no te ayuda en nada o entorpece lo que haces (Halaga a otros y no a ti, o si lo hace, lo realiza en privado mientras que.a los otros lo hace público).

f) Te felicita de lo que haces, pero le da a otros el mérito de "Ser los mejores".

g) Te felicita ante otros, pero de igual manera habla a tus espaldas y te critica.

h) Te dice que eres maravilloso y creativo, que quisiera ser tú y ante otros habla mal de tu persona y critica tu trabajo.

i) Se alegra por ti y ante otros dice que él/ella fue la de la idea, tratando de sabotear tus propios méritos o de "Sentir que gracias a él /élla haces lo que haces o estás donde estás.

j) Está pendiente de qué compras o haces y trata de "ponerse al nivel" o justifica con excusas absurdas el por qué no "está al nivel". 

k) Dice que te apoya, pero no hace nada por ayudarte a crecer o mejorar.

l) Te imita el estilo y la forma.

m) Rumora o crea mentiras acerca de ti o tu vida pasada y actual, para según esto, no dejarte brillar porque le duele que lo hagas.

n) Te levanta falsos.


Pasos para superar la envidia...

1) No te compares con nadie.

2) Enfócate en todas aquellas cosas buenas que tienes y todas aquellas que has alcanzado.

3) Acepta lo que sientes y trata de transformarlo en algo positivo para ti y no negativo (tómalo como una enseñanza para crecer).

4) Confía en ti y en cuánto vales como ser humano.

5) Valórate y valora tus capacidades, habilidades, gustos y progreso.

6) Analiza las cosas que te han llevado a envidiar, el por qué te provocan envidia y cómo puedes trabajarlas.


7) Enfócate en lo positivo y no lo en lo negativo que tienes o te sucede.

8) Centra tu atención en ti, en tus emociones, sueños y planes.

9) Valora todos y cada uno de tus éxitos y cuánto te costo obtenerlos, es ahí donde debes centrar tu energía en todo aquello que lograste y que hoy te hace saber "Que puedes seguir logrando".

10) Mira tus fortalezas, habilidades y cualidades que te hacen distinto/a a otros/as.

11) Aprende a alegrarte de corazón por los otros y de la misma manera trabaja en ti para mejorar en aquellas cosas que te faltan.


Pero sobre todo...



"Creerte lo que eres, lo que tienes, lo que puedes...

Pero sobre todo lo que vales"



En conclusión...

No hay envidia a la cual se pueda llamar buena, no existe una envidia buena, lo que sí existe es una intensidad de la envidia, baja, media o alta y eso depende de qué importancia la persona le dé a la vida de los otros que a la suya propia y de igual manera qué tan dispuesto esté de herirse a sí misma. La envidia no es como una enfermedad o un resfriado, en el cual te puedes tomar un medicamento y solucionarlo, lo que sí puedes hacer es "Tomar conciencia" de aquellas cosas que te provocan este sentimiento y preguntarte ¿Vale la pena auto-lastimarme?, ¿Logro algo positivo?, ¿Me trae algo bueno?, ¿Lastimo al otro o más bien a mí mismo/a?.

No olvides que muchas veces lo que haces es provocarte un dolor y un sufrimiento o frustración que no te mereces, con inventar una mentira o chisme de alguien no haces que le dejen de suceder cosas buenas al otro, aparentemente ante tus ojos lo logras, ¿Pero en realidad crees que lo haces?, no, no lo haces, el envidiar a alguien y obtener en algún punto que este se caiga, que se acabe algo en su vida o que se sienta mal, no te hace victorioso a ti, porque aún así, la satisfacción solo es momentánea y no permanente, la persona se recuperará, pero ¿Y tú?.


Mírate al espejo, ve a tú alrededor ¿Notas algo?...has desperdiciado más tiempo en otro/os que en ver las grandes y maravillosas personas a tu lado, que ataques y critiques a alguien no lo hace o convierte en lo que tú dices, pero sí te hace a ti ver lo que realmente eres y tienes ante otros, para poder superar la envidia lo primero es "Darse cuenta y trabajar las carencias emocionales", alégrate por lo que les sucede y te darás cuenta que esa misma energía positiva regresa a tu vida y te hace mejor.

Comprende y acepta, que siempre existe alguien mejor que uno, en uno o en muchos ámbitos de la vida, pero no existe nadie igual que uno y con todas y cada una de las maravillosas cosas que te hacen "Ser tú" en ninguno de los ámbitos, pero sobre todo,  recuérdate que debes enfocarte en lo que te hace tan especial ante otros y no lo que hace especial a otros ante ti y menos si te hiere; ¡vales por lo que eres!, más que a lo que te dedicas, pero sobre todo vales aún más, "Cuando eres capaz de notar que el brillo de otros, no te quita, ni nubla tu propia luz",  así que suelta, vive, pero sobre todo "Disfruta el hoy y así cada día de tu hermosa existencia".





Recuerda que en la vida...Cosechas lo que siembras...

Recuerda que la vida...Es del color que pintes tus días, tu actitud y cómo haces y creas tu mundo, pero también de cómo haces frente a los problemas...




"Quien entrega y siembra todos los días un poco de AMOR

Tiene el privilegio de ver florecer, los más bellos

SENTIMIENTOS a su alrededor"...







Pero sobre todo...

¡¡ÁMATE!!



¡Gracias!







Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO