Cerrando el año y cerrando ciclos: ¿Cuál es la importancia, de cerrar ciclos y cómo cerrarlos?


30 Dec
30Dec

Por Diana García

Cerrando el año y cerrando ciclos:

¿Cuál es la importancia, de cerrar ciclos y cómo cerrarlos?

“No hay vencedores ni perdedores: Sólo etapas que deben ser cumplidas. Cuando nuestro corazón comprende eso, es libre” (Paulo Coelho)

La frase anterior dicha, nos refleja quizá más de lo que quisiéramos, pero es completamente acertada, la vida es un constante cambio lleno de etapas y ciclos que se cierran y otros que se abren, es más sencillo notarlo y dejarlo fluir cuando hablamos de la escuela, de la etapa de crecimiento, pero no tan fácil cuando se trata de ciclos laborales o aun peor cuando se trata de ciclos emocionales o amorosos; sin embargo cuando logramos comprender que cada persona que pasa por tú vida, cumple con ciertas designios que tú necesitabas para madurar, crecer, fortalecerte o solo acompañarte, entonces comprendes que hay personas que pasan por tu vida, solo para brindarte el aprendizaje que necesitabas para “Evolucionar”; cuando se vaya, “No habrás perdido, ni el otro(a) habrá ganado”, simplemente esa persona “Ya cumplido en tu vida, las tareas para las cuales había sido designado(a)”, si logras comprender ésto, entonces “Logras ver el lado real, de la evolución que necesitas o necesitabas para crecer”.


La paradoja de la vida es que cuando somos pequeños, se  nos enseña constantemente y fervientemente a levantarnos ante cada caída y a seguir, como si con tan solo sacudirse la tierra, se quitara uno toda la carga o el dolor de la caída; pasar de un grado escolar a otro, parece algo rutinario y hasta cada ciclo escolar tiene un homenaje, para despedirse de ese año y darle la bienvenida al que sigue, pero conforme vamos creciendo, ya no hay homenajes para despedirse, ni homenajes que abran las puertas de los nuevos caminos, nos vamos olvidando que la vida es un constante menjurje de etapas, que tiene un principio y que tarde o temprano también tienen un final; es por ésto y por el poco aprendizaje que se nos da en la vida, que nos cuesta tanto trabajó, comprender el ¿Por qué? algunas personas solo están de paso en nuestras vidas, no importa si fue un amor platónico, una amistad, un noviazgo o una boda, al final “Solo cumplía, una etapa necesaria para evolucionar” y una vez terminada esa etapa, ese alguien tenía que irse, pero seguro te preguntas, ¿De verdad tenía que irse? pero al irse entonces ¿Comienza un nuevo ciclo?.


Sí, aunque no nos guste aceptarlo, tenía que irse, para que lográramos o logres la evolución necesaria o requerida en este o ese momento de tú vida, y si debería en efecto comenzar un nuevo ciclo, ya que después de que termina uno, comienza el otro, ya sea bueno, regular o malo, pero es así como debería suceder, de lo contrario, estarás estancado(a) y no te estas abriendo paso, ni estas permitiendo entrar  a tú vida, lo que requiere y necesita para tú bien y tu “Evolución”; claro que acepto que esto suena “Casi imposible”, más aun cuando se trata de un trabajo, una pérdida o alguien a quien se amó, alguien que te gusto, alguien con quien quizás tenías sueños y proyectos, alguien con quien quizás te juntaste o te casaste y entonces vienen preguntas que rondan tu cabeza constantemente.

 ¿De verdad eso tenía que pasar?, y por supuesto que tu cabeza le da vueltas a la misma encrucijada, comienzas a preguntarte y auto convencerte que ¿Quizás debió ser distinto?, ¿Si hubieran cambiado ciertas cosas seguirían?, ¿Si hubieras dicho algo?, ¿Si hubieras comprendido y escuchado? o viceversa ¿Si el otro hubiera cambiado?, ¿Si el otro entendiera?, al final solo es una reacción normal de nuestra especie “El cuestionarnos constantemente, el suceder, el actuar o el cómo deberían ser las cosas”, porque tenemos la necesidad casi automática de “Querer comprender, lo incomprensible”.

 A todo queremos encontrarle respuesta, o una razón para aferrase a una idea preconcebida de nuestro “Inconsciente, que nos lleve  a negar lo que sucede, porque al final aunque nos duela y cueste aceptar “Tenemos miedo a lo desconocido” o bien posiblemente sufrimos soledad o más patológicamente de “Apego”, es por estas razones principales, que nos cuesta tanto cerrar ciclos, porque al final para nosotros, el “Terminar” es una dura realidad que es inevitable. De pequeños por desgracia, nos enseñan solo a hablar, escribir, actuar adecuadamente etc., pero no se nos enseña a aprender a superar sanamente (Se da por hecho que después de una caída, uno se levanta y ya), y mucho menos se nos enseña a cerrar ciclos, no solo escolares; sino los más importantes y fundamentales “Los ciclos de vida”.

Pero te preguntas, ¿Para qué terminar?, quizás lo que tenias, era un trabajo que te gustaba o soportabas, o era ciclo escolar donde ya habías encajado perfecto con tus amigos(a), ¿Para qué terminar?, si estabas a gusto con esa persona, si era algo estable aparentemente, si tenían interés o algún gusto que compartían fervientemente, si dejaste o te dejaron para que estuvieras con quien hasta hace unos días o meses compartías tu mundo (El 99.9% de las parejas que comienzan o comenzaron antes de acabar la relación  anterior, terminaran, es un dato interesante que te contaremos a detalle en un artículo programado en Enero…tiene un poco que ver con “Lo que empieza mal, nunca termina bien”), ¿Por qué terminar? si al final estabas a gusto, por lo menos tenías a alguien, te sentías parte de una familia, tenían planes, tenías un sueldo, tenías grandes amigos o simplemente, tenías tu tiempo ocupado, entonces la pregunta que viene  a tu mente es ¿Qué sucede?.

Se honesto(a) muy en el fondo sabes, que había muchos otros motivos, por los cuales eso ya no funcionaba, era un trabajo que ya no te nutria, ya no te esforzabas, hubo recorte o definitivamente “Algo mejor vendrá”, era solo una etapa escolar como muchas de las que has vivido y las que te faltan o una que simplemente termina, quizas existían ya peleas constantes, desacuerdos, nula comunicación, falta de interés en común y quizás lo más importante comprensión, amor (No lo confundas con la dependencia o codependencia, ni tampoco con el maltrato y violencia), ya existía falta de satisfacción en otros ámbitos, interés de uno o mutuo, existió infidelidad (Síntoma de algo que solo tú y el otro(a) deben aclarar), exceso de narcicismo, egocentrismo y muchas variantes más, al final, alguno o ninguno de los dos era ya feliz, por alguna razón, que solo los dos pueden saber o alguno se aferraba o aferra a no irse, pero te digo una cosa “El que no suelta o no deja ir, no puede tomar lo que le llega”, solo con las manos vacías, se puede tomar algo “Que sí es para ti, a tu altura, tu comodidad, tu bienestar, tu salud moral y metal, laboral, económico, social” o simplemente algo debe irse para “Tranquilizar tu alma, quizás hoy aún no logres entenderlo, pero ten por seguro que llegara esa respuesta muy pronto”.

Después de esta introducción, seguro te preguntaras…


¿Qué es cerrar un ciclo?

Es finalizar una etapa, sí una etapa, un ciclo, un momento, un trabajo, una amistad, un amor platónico, un negocio, una relación de noviazgo, de matrimonio u unión libre, un ciclo escolar y también una pérdida de un ser querido sea cual sea el parentesco, al final no debemos olvidar que al igual que la vida, existe también la muerte y es necesario y fundamental comprender, que para poder seguir nuestro camino y nuestra vida, la única manera de hacerlo es "Soltar y dejar ir", pero también al igual que cuando lees un libro, no sirve de nada que solo pases de página, porque entonces no te permitirás comprender, lo que necesitas ver, para seguir tu rumbo.

Como por ejemplo: ¿Qué asunto no habías resuelto?, ¿Qué aprendizaje te trae esto?, ¿Qué motivo o señal la vida quiere que notes?, también te permitirá ver ¿Cuáles fueron tus errores?, ¿Tus aciertos?, aquellas cosas que no debes volver  a hacer, aquellas que si debes hacer. Si no cierras ciclos, no te permites experimentar; pero sobre todo aprender, si solo pasas la página, lo más seguro es que “Volverás  a cometer los mismos errores, una y otra vez, sin final y sí con estancamiento emocional”, que no hará más que herirte más y más cada día, porque estarás repitiendo lo mismo una y otra vez, como un círculo vicioso y patológico que no te llevara  a ninguna parte y por lo contrario puede orillarte a cometer errores aún peores en tu vida, tus siguientes relaciones no funcionaran mientras no aceptes y seas capaz de darte un tiempo, para recapacitar sobre tus errores.

No confundas cerrar un ciclo con evadirlo…



Alguna vez una paciente le digo  a su psicóloga, que ya había cerrado  el ciclo con su ex pareja y que quería retomar su vida…La psicóloga le pregunto ¿Cómo lo cerraste?, a lo que María respondió…¡Le dije que ya no me buscara más y ya no respondo sus mensajes!...Esto que hizo María no fue cerrar ciclo, fue evadirlo, para cerrarlo la psicóloga le recomendó:

1.-Llamale o encuentrate con él, si no le quieres ver y estas muy segura de que es así, solo llamale, dile y agradece todo aquello que te permitió vivir, agradece los momentos vividos, las palabras de aliento, aquellos aprendizajes que también te dolieron, “Suelta todo aquello que necesites liberar” y al final dile “Te permito que sigas con tu vida, te entrego tu parte que quedaba en mí y hoy tomo de ti la parte que tenías de mi…te libero y me libero de ti, hoy comprendo que fue y tenía que ser así y entiendo que esto es lo mejor para los dos, te deseo de corazón (Que sea un sentimiento real de lo contrario no funciona) que te vaya bien y me permito  a mí de igual manera sanar, te digo gracias y también me despido de ti"…Ulises gracias por todo, fue un placer conocerte y conocerme junto a ti, pero hoy sé que esto es lo mejor para ti y para mí, hoy nos permito seguir…que Dios te bendiga e iluminé siempre, te deseo de corazón lo mejor (Cuando mandas al mundo felicidad, el mundo te devuelve lo mismo, entrega y recibe energía positiva)…Adiós.


Lo anterior es solo un ejemplo, cada quién puede modificarlo a lo que más crea que le conviene, lo importante es estar seguro y decidido a acabar con algo, que ya no encaja en tu vida o que te lastima, María contó, que no fue fácil y que como en todo proceso, claro que tuvo recaídas, sin embargo esto le ayudo a dejar de herirse tanto como lo hacía, a poner un punto final y no suspensivo entre la indecisión de ella y de él, ella comprendió que no cerrar, era seguir herida, esperanzada en algo que ya no existía, era seguir idealizando y tratando de negar una realidad que tarde o temprano llegaría y que eso solo dependía de ella, solo había "Aceptar que se alargue el dolor o ir cerrando sus heridas y emprender también su vuelo", como el otro ya lo estaba haciendo.


2.-No cerrar ciclo y solo dejarse de hablar o salir de vez en cuando como amigos, no los hará superarse, por lo contrario, si existe aún un sentimiento mutuo se hieren mutuamente, peor si solo el sentimiento queda en uno, el dolor se tríplica aferrándose a algo que “Aunque persistas en mantener, en algún momento, si no lo cierras tú, el otro lo hará o dejara que se postergue y sea mas hiriente para ti” ¿Pero entonces se vale que sufras?, ¿Vale la pena?, ¿Cambiara las cosas?.


 No, no se vale que sufras, porque la vida no regresa y los momentos que hoy pierdes con alguien que ya no es para ti,  ya no vuelven y pueden no dejarte ver los millones de amaneceres destinados a hacerte feliz, ni tampoco vale la pena. Recuerda “El que tú te pares, no significa que el otro lo haga”, así que mucho cuidado, ni tampoco cambia la situación, el que te aferres a quedarte o según ser amigos sera mas doloroso, porque al final, siempre hay alguien que no supera al otro y que todo aquello que vea o que diga el susodicho o la susodicha dolerá inmenso y largamente, pero al final lo que iba a terminar terminara “Tú decides que tan bien sucederá esto, si lo haces  a tiempo, o que tan mal si lo postergas”.


3.-Finguir que no te das cuenta y sigues teniendo contacto con el otro, aunque sea de vez en cuando, no te permite dejar entrar lo que si es para ti, porque sigues cosechando una esperanza, sobre alguien que simplemente sigue con su vida o lo hará y sera sin ti.


4.-Aferrarte  a las cosas materiales o cartas, no devolverá lo que ya fue y ya no será.


5.-Cerrarte a querer regresar a tu mismo empleo no te permitirá cazar nuevas ofertas laborales, que pueden ser doblemente mejores para ti, porque te aferras a lo ya conocido y es normal, lo desconocido genera incertidumbre y miedo “Pero recuerda, así se comienzan las mejores historias, siempre desde cero”.


5.-Esa persona que amaste y que por alguna razón ya no está en esta vida, “No volverá”, aunque llores, te aferres  a su recuerdo y no quieras donar sus cosas, nada ni nadie podrá devolverle  a la vida, pero lo que sí “Es que si le permites descansar en paz a la persona que se fue, en vez de nombrarle para todo, como si estuviera viva(o), le permitirás trascender al otro mundo tranquila y en paz, y no la retendrás a un mundo donde ya no pertenece”, y donde solo te dañas más, con un recuerdo que no le devolverá la vida.



¿Para qué cerrar un ciclo?

Para avanzar, si no cierras no hay comienzo nuevo, existen puertas, laborales, sociales o sentimentales, que simplemente ya no te conducen a ninguna parte, por otra parte es muy importante cerrar ciclos para entonces poder “Sanar” ese es el objetivo principal de cerrar ciclos, lograr sanar, ya que como bien dice la frase “Irse de algunos lugares, también es cuidarse. Alejarse de algunas personas, también es protegerse. Cerrar algunas puertas también es quererse”, y tú ¿Te quieres?, me gustaría que no solo te lo preguntaras sino que realmente lo analizaras.

Cuando cierras un ciclo te encontraras ante la disyuntiva de  tomar dos rumbos: El éxito o el fracaso, la salud o la enfermedad, lo sano o lo patológico, el avance o el estancamiento, la verdad o la mentira, como sea que lo quieras llamar, pero estas desdiciendo entre “La felicidad o la infelicidad”, cuando se trata de tomar una decisión no hay tientes medios, es una o la otra ¿Tu cual quieres para ti?, el destino no decide, eres tu quien toma el rumbo y de igual manera tienes la oportunidad de seguir uno u otro sendero, solo tú decides.

Hay caminos, lugares o personas que simplemente ya no conducen a ningún lado, recuerda la vida aunque no nos guste “Es un eterno dejar ir”, al final algunos cierres, puede que lleguen a ser felices, pero no pierdas de vista que “También hay finales que son necesarios”, por salud emocional, física, laboral o simplemente para poder avanzar. Si bien es cierto que es muy importante “Saber que queremos, como de igual manera saber lo que ya no queremos”, el fin de saber cerrar ciclos es tomar “Decisiones”, sobre aquello que vivimos, perseguimos o simplemente ya no nos hace bien.


“A veces hay que tomar decisiones, que duelen al corazón, pero que tranquilizan el alma”.


“Si no cierras ciclos, no avanzas, y sigues repitiendo el mismo error una y otra vez”.


¿Por qué no podemos o nos resistimos  a cerrar ciclos?


Muchas veces por dependencia o apego a la otra persona y de igual manera a otros ámbitos, nuestra mente constantemente nos bombardea con recuerdos pasados, que nos hacen cuestionarnos ¿Para qué cerrarlo, si estoy bien?, auto engañándonos para no ver la realidad, que se muestra una y otra vez, no logramos entender que existen ciclos que ya están en su final y por más que queramos conservarlos “El final llegara”, pero seguimos con la idea de conservarlo, de no cerrar ese libro, de no avanzar y sobre todo de truncar nuestro presente que es lo único “Real”.


Pasos para cerrar un ciclo

1.-Lo principal es aceptar que ya no hay lugar para ti ahí, por más doloso que sea.

2.-No olvidar, ¿Por qué? es mejor así, tendemos  a idealizar lo bueno y por tanto solo recordar eso y no lo real.

3.-No enfocarse en el “Olvido” no funciona así, no se puede olvidar, pero si superar, si te enfocas en olvidar estas despertando uno de los monstruos más grandes y difíciles de matar “La ansiedad”, que te hará sufrir más e intensamente.

4.-Perdonate: No te enfoques en si hiciste algo malo, en si pudiste hacer más, simplemente lo que paso es como debía ser, así hubieras hecho lo contrario “Lo que está destinado a suceder, sucede, no hay vuelta atrás”.

5.-Perdona: No es absolver al otro de sus culpas, simplemente es sanarte tú y permitirte seguir y no cargar con cosas que no te corresponden, recuerda el “Rencor es el veneno que solo carcome el corazón de quién lo siente”.

6.-No busques explicación a todo: Simplemente hay cosas que no las tienen, suelta y libera, sea cual sea la razón al final, racionalizar no ayuda por lo contrario empeora y te estanca, “Simplemente aprende a vivir con eso”, la razón por la que sucedió siempre “Sera la mejor, es hora de comenzar de nuevo, hay mucho por vivir aún”.

7.-Deja de preguntarte que debiste o pudiste hacer: Hay cosas que simplemente están fuera de nuestras manos y ya no se pueden cambiar, el seguir pensando y mentalizando, solo te frustrara más, el mejor y el único camino es “Aceptar lo sucedido y dejar de pensar que pudo pasar”, si con pensar pudieras cambiar algo valdría la pena, pero la verdad es que no es así.

8.-Desprendete: De objetos, sentimientos, actividades, que ya no empatan contigo, que no revertirán lo sucedido y que por lo contrario constantemente te recuerdan el hecho y te lastiman, sin dejarte camino al avance.

9.-Vive tu duelo: Recuerda ante cualquier tipo de perdida siempre le seguirá un duelo y no hay manera de saltarlo  o evitarlo, es una etapa que se vive y que debes permitirte para poder “Lograr sanar”, es un proceso no un paso, requiere su tiempo y espacio propio (negación, ira, negociación, depresión y por ultimo aceptación) y entonces así podrás “Resurgir”.

10.- Deja salir todo aquello que te hace daño: Reprimir sentimientos al final es una bomba de tiempo, que terminara explotando entre mas acumules, así que date la oportunidad de dejar salir aquello que tienes atorado, que te lastima, que te hirió, llora (Las lágrimas nos dan consuelo) así que permítete llorar,  todo lo que requieras, porque entonces es ahí donde podrás volver a ti y entonces dejaras entraR lo nuevo a tu alma.

11.-Sigue adelante: Es hora de retomar las riendas de tu camino y abrir paso a nuevos proyectos o concluir aquellas cosas que no te habías permitido acabar, que postergaste o bien que truncaste “El final es el paso, para resurgir”, siempre es posible “Comenzar de nuevo”.

12.-No aferrarse: El recuerdo es bello, pero no real, ya que tendemos a idealizarlo (Sobre valorarlo o bien ponerle más cosas buenas de lo que en realidad fueron), la vida, los momentos y las personas cambian, “Toma al adiós como un impulso y no una derrota”.

13.-Abrete a nuevas posibilidades: No bloques tu camino, “Asimila que lo que hoy vives es lo mejor que pudo o puede pasarte”“Recuerda no hay mal que por bien no venga”“Date la oportunidad de comenzar una nueva etapa de vida y crecimiento”“Acostúmbrate, todo comienzo tiene un final y viceversa”.

14.-Adáptate: Ningún cambio es fácil sin embargo es posible y hay cambios, que ya eran necesarios “Nuevos aires que necesitabas aunque no quieras aún aceptarlo”.

15.-Aprende a desprenderte: Vivimos en un mundo en constante cambios, aferrarse es enfermar, lo que no te pertenece o no era para ti “Tarde o temprano se ira”, no pierdes, por lo contrario enfócate en las ganancias que eso trajo o traerá a tu vida, en vez de aférrarte  a las carencias emocionales y  negativas que no te traerán nada positivo y mucho menos enriquecedor.

16.-Toma conciencia: De que todo cambio siempre te traerá mejoría, siempre es así, aunque hoy te duela verlo, disfruta del hoy, el pasado, no vuelve y el futuro es incierto.

17.-Ponte propósitos: Metas, sueños, cierre de ciclos en diversos ámbitos, tiempos probables, convencete de que mejoras traerá estó a tu vida y hasta qué punto no piensas soportar ciertas situaciones, hasta donde piensas  dejar llegar a alguien o modificar tu rutina.

18.-Manten actitud positiva y serena a la situación: Rodéate de gente positiva y que te ayuden a recupérate.

19.-Se franco(a) y honesto(a) contigo: Recuerda mentirte, no cambia la situación solo la posterga y la hace más dolorosa.

20.-Recuerda siempre hay una salida: Al final todo estará bien, “No hay nada, que por un bien no venga”.



Beneficios de cerrar un ciclo

*Permitirte avanzar.

*No intensificar el dolor que es normal, por uno crónico.

*No herirte más.

*No arrastrar mismos errores a una nueva relación o trabajo.

*Aprendizaje.

*Renueva fuerza emocional.

*Abrimos nuevos horizontes

*Madurar.

*Crecimiento personal.

*Salud mental.

*Salud física.

*Fuerza.

 *Fortaleza.

*Tiempo para ti y lo que necesitas.



Finalmente…

Por ultimo me gustaría que comprendieras, que “Cerrar un ciclo no es olvidar, es superar”, es crecer, la perdida es solo una lección que requerimos para evolucionar y madurar, no es un fracaso, cuando logramos dar fin a una etapa sanamos, porque entonces nos permitimos recordar sin dolor y con cariño, pero ya no sentimos la necesidad ferviente de conservar aquello que ya entendimos y que debía de terminar, aunque en su momento no quisiéramos, es necesario comprender que era lo que debía pasar y no lo opuesto.

Es un proceso largo, sin embargo lo principal es “Tomar hoy ya la decisión”, para dejar de truncar nuestras vidas en un pasado que por más que nos empreñemos en traer al presente “Seguirá siendo pasado”, si logramos aceptar y cerrar esa tema entonces nos estamos dando la oportunidad de “Vivir mejores y nuevas cosas”, el tiempo no vuelve y lo hecho, hecho esta, es hora de pensar en nuevas posibilidades, si te aferras a seguir no olvides que “Si te aferras  a seguir conservándo esos ciclos y permaneces en ellos más de lo necesario, pierdes alegría, pero sobre todo el sentido de tu vida”.

Recuerda "La vida sigue su rumbo, aunque tú te detengas", ya lo que paso, paso y no hay manera de revertirlo, no esperes que el pasado regrese, no esperes que alguien se arrepienta de perderte, que alguien reconozca lo que eres y has hecho; no sucederá o por lo menos no hay vuelta atrás y lo único que te haces a ti mismo(a) es lastimarte más y por mucho tiempo, no hay puertas que deban quedarse entre abiertas, al final quien está, esta y quién no por más que le esperes no estará, pero tampoco te permitirá conocer a quien si debe estar en tu vida, dejar a alguien estar entre la puerta medio abierta, es permitirle que estorbe tu progreso y te aleja de lo que debes conocer.

Si tienes que decir algo, dilo y sigue, no te quedes con nada, pero si date la oportunidad de “Cerrar capitulo(s)” que ya fueron, recuérdate cuánto vales y lo mucho que te mereces y sobre todo y lo principal toma la decisión, de decirte “Se acabó, no vuelve más”, no por ego y mucho menos soberbia, simplemente por "Amor propio" y por qué definitivamente ese camino ya no te llevaba  a ninguna parte. El  mayor logro y en lo que debes enfocarte ahora, es en desprenderte de aquello que te daña, que no te hacia crecer. No olvides que al final "Nadie es indispensable", lo más importante es lograr, una buena salud mental y un corazón lleno de luz y amor que te permita aprovechar la mas hermosa oportunidad  existente, que es “Estar vivo”.

No olvides hay gente que solo es parte de una etapa de tu vida, que era indispensable para enseñarte algo, que era  algo necesario de ese momento (No importa el tiempo que duro), solo estuvo o estaba para cumplir una tarea, aunque no te parezca y sigas creyendo que “Había un para siempre”, en realidad solo era un ciclo, que será difícil a primera vista notar, pero estoy segura que pronto o ahora comienzas a comprender que solo era eso. Agradece todo aquello vivido y sobre todo “Enfócate en el aprendizaje que te deja”, no culpabilices  a nadie, hazte cargo de tus propios errores pero sobre todo no olvides “La verdaderas razones por las cuales esa etapa tenía o tiene que cerrar",para que tu puedas emprender tu nuevo rumbo.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO